14 y 15 de Setiembre de 1959

Grabado en blanco y negro con una cámara de cine de 8mm ,  Gonzalo Montero Madrigal nos presenta este cortometraje, en donde disfrutaremos de dos desfiles; uno es el Desfile de Faroles el 14 de Setiembre de 1959 y el otro, el tradicional del 15 de Setiembre del mismo año.

Más detalles



 

Cada año en Costa Rica el 14 de setiembre se celebra el tradicional  Desfile de Faroles, el cual se realiza un día antes del día de la Independencia que es el 15 de Setiembre (día de desfiles de Bandas de Escuelas y Colegios de Costa Rica). 

Como manda la costumbre, los colores patrios son los colores preferidos y  elegidos para la fabricación  de los faroles en Costa Rica,  y aunque algunos innovan con motivos ambientales y sofisticados, así como motivos alusivos al Día de la Independencia,  pero nadie se queda sin llevar un farol en el Desfile de Faroles de sus comunidades en Costa Rica.

Los Faroles alumbraron grito de la Independencia. Fue Dolores Bedoya la que corrió por todas las calles empedradas de Guatemala, aquella noche del 14 de setiembre de 1821 con un farol en sus manos y buscando a los ciudadanos para que se congregaran en la plaza, frente al cabildo, donde estaban reunidas las diputaciones provinciales de Guatemala, entre ellas Chiapas, Honduras y El Salvador. 

El objetivo de los guatemaltecos, era vociferar en una sola garganta “Viva la Patria”, “Viva la Libertad”, a pocas horas de declarada la Independencia de esa nación, el 15 de setiembre. El pueblo entero se dio cita en el ayuntamiento con sus lámparas y faroles, pues en esa época no había electricidad. Ahí con sus llamados y presiones lograron que los patricios estamparan la tan deseada firma.

Mientras tanto en Costa Rica, que pertenecía a la diputación de León Nicaragua, se desconocían los hechos acontecidos en el vecino país.

El objetivo de los habitantes guatemaltecos, era vociferar en una sola garganta "Viva la Patria", "Viva la Libertad", a pocas horas de declarada la Independencia de esa nación, el 15 de setiembre.

El pueblo entero se dio cita en el ayuntamiento con sus lámparas y faroles, pues en esa época no había electricidad. Ahí con sus llamados y presiones lograron que los patricios estamparan la tan deseada firma.

Desde ese momento y año con año, los pueblos libres comenzaron a adornar las humildes viviendas con faroles, para conmemorar las festividades patrias y la gesta de Dolores Bedoya.

Los farolitos encendidos a las 6 de la tarde y la entonación del Himno Nacional de Costa Rica, dan fiel testimonio del digno acto en busca de la libertad de las naciones y de miles de pueblerinos cansados de opresiones bajo en mandato español.

Las decoraciones con faroles se mantuvieron por años como una tradición, pero sería hasta finales de siglo antepasado, que los desfiles tomaron popularidad. Las caminatas con faroles fueron la sensación en cada pueblo para celebrar la víspera del Día de la Independencia.

 

EN LA SEGUNDA REPÚBLICA

 

El siglo XX marcó la pauta. Hasta ese momento los cotizados recorridos, alumbrados por la luz de las velas y llenos de colores patrios no eran más que una costumbre, no existía nada que obligara a los ticos a salir a las calles y festejar el grito de independencia.

Según cuenta la historia, eran los mismos vecinos los que se congregaban para organizar los desfiles y dar una vez más el merecido crédito a Dolores Bedoya, la revolucionaria.

Hasta mediados de siglo y luego de la revolución de 1948 durante la que se dieron importantes cambios, los Fundadores de la Segunda República pusieron especial atención en el rescate de valores patrios, en especial el Desfile de los Faroles.

Los reformistas estimularon a las comunidades, para que cada año salieran por los vecindarios con los faroles a celebrar un año más de libertad y de amor a la patria, otorgando premios para las mejores creaciones.

Los encargados de promover las actividades fueron los maestros y profesores de las escuelas y colegios en todo el país.

Para 1953 se dio el nombramiento de Manuel Ureña como Director General de Escuelas de San José, quien puso especial atención a las celebraciones y oficializó para todos los centros educativos el 14 de setiembre como día especial para el Desfile de los Faroles, a las 6 de la tarde.

La tradición se mantiene en la actualidad y este año no es la excepción.

"Para el 15 de setiembre en nuestro país aún no se conocía la noticia de independencia, por lo que la costumbre de los faroles se copió sin fundamento alguno de Guatemala", indicó Franco Fernández, historiador.

Fernández considera que es un hecho simbólico, que no se ajusta a la historia costarricense, pues la noticia de independencia llegó casi un mes más tarde.

 

EN CABILDO ABIERTO

 

La noticia de Independencia llegó la primera quincena de octubre a suelo tico, luego de un largo recorrido desde el vecino país de Nicaragua. "No fue para avisar la noticia, sino para hacer de conocimiento de los ticos, la decisión de las restantes naciones centroamericanas.

Luego de ese día, el pueblo, las autoridades y los españoles fueron citados a participar de un cabildo abierto para conocer las implicaciones de independizarse. Cabe destacar que Costa Rica fue el único país de toda América que convocó a los ciudadanos para sesionar.

Delgados de los pueblos de San José, Heredia, Alajuela, Barva, Aserrí, Espíritu Santo de Esparza, Bagaces, Ujarrás y Cartago se congregaron en el ayuntamiento, en Cartago.

Las autoridades españolas llegaron a la mencionada reunión sin armas, porque la juventud costarricense tomó el cuartel y las quitó, con el objeto de arreglar el asunto por el diálogo y no por la fuerza.

José Francisco Osejo fue quien lideró al grupo y logró el desarme.

La Independencia absoluta de España se dio ese 29 de octubre de 1821. A solo un mes Costa Rica tenía un gobierno constitucional y la primera Constitución Política, llamada Pacto Fundamental Interino de Costa Rica o Pacto de Concordia.

Para 1824 en Guatemala, se reunió la Federación Centroamericana y obligó a que las celebraciones de independencia se realicen el 15 de Setiembre, día en que se liberaron los chapines y otras diputaciones.

  • Año: 1959
  • Director (a): Gonzalo Montero Madrigal
  • Duración: 10:52 minutos
  • País: Costa Rica
  • Productor (a): Gonzalo Montero Madrigal
  • Título: 14 y 15 de Setiembre de 1959

No hay comentarios de ningún usuario por ahora.

Solamente los usuarios registrados pueden introducir comentarios sobres las Producciones Cinematográficas.